Diario de un maratoniano 4.0 semana 2

Vote: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Cargando…
Alfonso Salguero

Alfonso Salguero

Una semana más en la mochila y 90 km más cerca de Sevilla. Primera semana de frío y sobre todo de agua que no han impedido cumplir al 100% el programa, y es que aquí da igual que llueva, que nieve o que truene, que haya barro o hielo, si hay que salir a entrenar se sale a entrenar y punto, no valen las escusas ni el ya lo haré luego, sólo vale el aquí y el ahora. Para conseguir un objetivo como el que me he marcado, atacar el 2:40, no se puede especular ni con la climatología, ni con las fiestas, ni con historias. Despertador, zapatillas, crono y a rodar, es lo que hay, y por cierto…me encanta.
En el plano técnico destacar de nuevo el trabajo de fuerza en forma de cuestas, pesas y oregones, la habitual tirada larga de los domingos, cómo la gozamos, sobre hora cuarenta en esta ocasión (ánimo chicos, que es la última cuesta, jajaja, ya no me cree nadie), y 4×2000 el jueves por debajo de 7 minutos, con un mísero minuto y medio de descanso, uno de mis entrenos preferidos, de esos en los que me quito pronto el cortavientos y en los que pongo la cabeza de lado casi desde la primera recta. Soy un fajador y está mal que yo lo diga, pero no escatimo esfuerzos en ningún entrenamiento, lo que toca se hace sin rechistar y tratando de darlo todo, que por esfuerzo no quede.
No quiero perder la esencia de este diario, y el motivo por el que empecé a realizarlo, primero para mí, cuando preparaba mi primer maratón, y poco a poco para compartirlo, no sin cierta vergüenza, porque no me considero un buen escritor, pero la verdad que sois unos cuantos amigos los que sé que me leéis y que me animáis todas las semanas a que lo siga haciendo. Esa esencia no es otra que los sentimientos, las sensaciones, las emociones y los estados de ánimo. Pues eso, a lo que voy, me encuentro todavía en esa primera fase de motivación extrema con las ánimos intactos, las piernas me responden a la perfección, por cierto esta semana fisio, que no se me pase, no tengo aún mucha chispa o mucho ritmo, pero me encuentro bien y lo que es más importante, no me duele nada (toquemos madera), recupero bien de un día para otro (ventana metabólica, fundamental) y trato de no perder de vista la frase que más nos repite Fran estas semanas y que muchas veces, por que somos unos “calentaos”, se nos olvida: “menos es más”. Muchas ganas de entrenar, y de hacer las cosas bien, el día más duro esta semana para mí, el de descanso, con eso lo digo todo.
El EQUIPO, esa banda de rock&roll que se hacen llamar HONOR GLORIA!!!!, y que como buena banda viven prácticamente en la carretera, de pueblo en pueblo de cima en cima, Pipas, Celes, José Luis, Patri, Laura, David, Ilu, Chamorro, Iván, Diego, Javi…, es un placer teneros ahí y prepararnos juntos para afrontar de nuevo la mítica distancia. Este año no coincidiremos todos en la misma carrera, las circunstancias han querido que nos repartamos entre Barcelona y Sevilla, y eso la verdad que me preocupa un poco. Cómo será eso de tomar la salida sin el tradicional abrazo con Pipas su mítico grito de VAMOS COMPAÑERO!!!!
Se que a veces me dejo llevar un poco por el entusiasmo y llegar a parecer un poco descerebrado a la hora de entrenar, pero que nadie se preocupe, no soy quien yo para resaltar mis virtudes, que por cierto, tengo pocas, pero que soy un tío metódico a la hora de entrenar y que escucho continuamente a mi cuerpo eso no hay ninguna duda. Esa exaltación del esfuerzo y esos desvaríos temporales que puedo plasmar en alguna ocasión por el “face” no son más que pura motivación, pura adrenalina resultante del esfuerzo diario, y bueno, tampoco nos engañemos, ese puntito de “pedrada” que nos caracteriza a todos los corredores de largas distancias sin el cual sería muy complicado dedicarnos a esto.
Para terminar, hoy no voy a buscar muy lejos, me quedo con una de las pocas cosas coherentes que me ha dicho el Pipas en los últimos tres años, que entrenemos lo que entrenemos y como lo entrenemos no podemos olvidar que:

Clínicas CIO

“Lo importante es llegar vivo a la línea de salida”

 

COMENTARIOS