DIARIO DE UN MARATONIANO 4.0 SEMANA 7

Vote: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Cargando…
DIARIO DE UN MARATONIANO 4.0 SEMANA 7

DIARIO DE UN MARATONIANO 4.0
SEMANA 7

DIARIO DE UN MARATONIANO 4.0

Clínicas CIO

SEMANA 7

Toda buena historia cuenta con un planteamiento, un nudo y un desenlace. La historia de mi cuarto maratón no es una excepción. Han pasado 5-6 semanas donde se han plasmado las bases de todo lo que se desarrollaría posteriormente, y en este momento nos encontramos en mitad de la trama. De lo que aquí ocurra, de lo que aquí se cueza, va a depender en gran medida como termine la película, si gana el malo y mata al bueno, o si este se va con la chica guapa y el malo y su mazo acaban entre rejas.

En el planteamiento de esta historia todo pintaba muy bonito, pero también mencionaba que habría momentos malos, momentos duros, alteraciones en los estados de ánimo, molestias musculares, fatiga mental, pues bien, todo esto ha llegado y sin avisar esta séptima semana. Semana de 110km, y van tres seguidas por encima de 100, con 2 días de series en pista y un tercero con 3 “sillas”, el rodaje más corto de 16 km y medio, y el más largo de 25. La climatología tampoco nos ha dado tregua, niebla, agua, viento y para terminar la semana nieve, ¿quién da más?

Después de tantos años haciendo deporte, y más viniendo de donde vengo, del mundo de la natación, he aprendido a manejar estas situaciones. No es que no me afecte, nos soy un robot, pero se dé su existencia y trato de afrontarlas como algo natural, resistencia al estrés lo llaman algunos, cabezonería lo llaman otros, se lo que sea es algo que tiene que llegar, y debemos saber que igual que viene, si aguantas el tirón, se va. Es en estos días es cuando más veces pasa por mi cabeza aquella conclusión que saque después de correr mi primera maratón. Lo difícil de esta prueba no es correrla, no señores, eso lo puede hacer cualquiera que se empecine en hacerlo, lo difícil,  lo duro, lo realmente complicado es prepararla, o al menos prepararla como yo lo hago, que es a conciencia, y esto no debéis olvidarlo si se os está pasando por la cabeza afrontar por primera vez la mítica distancia, un maratón no son 42.195m, son muchos, muchos más.  Si voy a correr voy a hacerlo para darlo todo, para no dejarme un segundo en las piernas, para ser lo mejor que yo pueda ser, y que al menos, si no consigo mi objetivo, que no sea por no haberlo peleado. Y una vez más repito y contesto a todos lo que me preguntan que si me merece la pena tanto sacrificio, tanto esfuerzo, tanto entrenamiento, tanto dolor por las lesiones…: SI, SIEMPRE SI.

Esta semana la afrontamos con el primer objetivo serio en el horizonte. El domingo nos vamos a correr la media maratón de Getafe. No es una carrera especialmente bonita ni emblemática, pero es la que mejor coincide en el calendario, aun mes del día “D” y que al menos para mí es clave para conocer mi estado real de forma y de si estoy en el camino correcto para bajar de los 2:40 en Sevilla. Para que esto ocurriera, y todo es mucho especular, y por suerte o desgracia esto no son matemáticas, es algo mucho más complicado, tipo física cuántica, mi marca debería rondar el 1:15 “pelaos”, lo que supondría meterle 1 minuto y 17 segundo a mi archienemigo, del que ya os he hablado en varias ocasiones, una chaval espigado que se suele presentar en las carreras con una camiseta y gorra naranjas. Me han dicho que está entrenado bien, pero voy a ir a por él, sin piedad. El corazón ya me la te despacio…y pienso torcer la cabeza desde el primer kilómetro.

“El fracaso comienza cuando cesa el esfuerzo”

 

COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.