Diario de un Maratoniano semana 6

Vote: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Cargando…
Diario de un maratoniano semana 6

Diario de un maratoniano semana 6

 

Clínicas CIO

 

 

DIARIO DE UN MARATONIANO 4.0

SEMANA 6

Media preparación en el bolsillo, y al igual que en el día de la carrera es importante pasar por el ecuador con las fuerzas intactas, cualquier síntoma de exceso de fatiga a estas alturas podría ser demoledor un poco más adelante. De momento estoy donde quería y como quería estar. Buenas sensaciones al hacer el trabajo de series, buenos ritmos en los rodajes largos progresivos y sobre todo, buenos niveles de recuperación para afrontar los siguientes entrenos. Uno de los aspectos en los que percibo que más he evolucionado respecto a ocasiones anteriores es a la hora de recuperarme del esfuerzo, y eso es algo que en el grupo de entrenamiento comentamos como algo generalizado y señal inequívoca de que vamos por el buen camino. Nuestro entrenador siempre nos dice que cuando se está en forma uno está como más torpe, yo me he caído 2 veces este fin de semana entrenando, jeje, por la tanto va bien la cosa, y además no he sido el único.

La semana pasada me precipité al decir que había sobrevivido a las Navidades, ya que los Reyes Magos me tenían guardado un regalito en forma de virus estomacal que me dejo muy tocado 24 horas y bastante renqueante otras 48, pero que no me impidió terminar la semana en condiciones y cumplir el programa al 90%. Como se suele decir, no hay mal que por bien no venga, y este contratiempo me permitió descansar un poco, que a estas alturas de la preparación nunca viene mal, pero cómo me costó quedarme en casa, madre mía. En el entreno del día siguiente me desfogué a gusto, y alguno pagó las consecuencias.

Se acaban las vacaciones, me toca volver a trabajar, y con ello volver a montar el rompecabezas para cuadrar todos los quehaceres, prácticamente toco todas las franjas horarias para entrenar, pero esto no es nada nuevo para todos los que corréis, bueno para todos menos para Pipas, que tiene la suerte de ser deportista profesional. Lo bueno nunca es fácil, y lo fácil nunca es bueno.

Entramos en el tercer cuarto de preparación, y una vez llegado el correo electrónico con el plan de entrenamiento para las próximas 3 semanas se confirman todas nuestras sospechas, pero ya no nos pilla de nuevos. Menuda “jabarda” nos espera. Tenemos por delante las 3 semanas más duras de la preparación, que además estará aderezada por la disputa Media maratón de Getafe, test clave para conocer nuestro estado real de forma  a un mes escaso del 22F y de si el planing va por el buen camino.

Pero no vale arrugarse, en estos momento es cuando empieza a ser necesario apretar los dientes, de hecho ya me van doliendo las encías, los colmillos están a punto de salir, y es ahora cuando realmente empiezo a centrarme 100% en el objetivo. Tengo ganas de probarme, tengo ganas de dorsal, tengo ganas de abrazarme con mis compañeros en la línea de salida, y más aún en la meta, tengo ganas del “vamos compañero”, tengo ganas de ser mejor en cada vuelta, en cada parcial, de exprimirme y ver hasta donde soy capaz de llegar, como me gusta esa sensación que queda en el cuerpo después de haberme vaciado en cada entreno. Si me ves quitarme el cortavientos prepárate que vienen curvas, y sobre todo no te creas nada cuando te digo que es la última cuesta o que hoy voy a ir de tranqui, para eso se queda uno en casa, es lo que hay, y punto.

Hoy os dejo con una frase muy simple de nuestro compañero José Luis,  pero que resume a la perfección lo que ha sido semana:

“Buen entreno chicos”

 

COMENTARIOS